jueves, 26 de mayo de 2011

El Pucará de Tilcara, la fortaleza de piedra

Cuando se llega a la Quebrada de Humahuaca se abre ante nuestros ojos un paisaje muy distinto al que se viene disfrutando desde la salida de San Salvador de Jujuy.
Y ese paisaje es maravilloso, colmado de colores y formas montañosas únicas. La quebrada comienza en el pueblo de Volcán y termina en Tres Cruces. Tiene una longitud total de unos 170 Km. de largo y durante su recorrido encontramos una serie de pueblos muy pintorescos. Cada uno tiene lo suyo, ninguno es igual al otro. La conformación étnica de los pueblos de la Quebrada es muy variada, la mayoría pertenece a la familia de los Omaguacas. Y digo familia, porque dentro de este grupo encontramos Tilcaras, Purmamarcas, Tumbayas, Ocloyas, Uquias, entre otros.
Los Tilcaras se distinguieron del resto de sus vecinos gracias a su famoso Pucará. Si bien existieron varios parecidos a éste, ninguno alcanzó la magnitud que tuvo el tilcareño. Como consecuencia de su ubicación estratégica, el sitio dominaba el paso obligado de las caravanas de comerciantes que se dirigían por la quebrada hacia Bolivia y Salta. En Runa Simi (quechua), la palabra “Pukará” significa fortaleza y se refiere a su ubicación en lo alto de un cerro de difícil acceso. La vista desde el punto más alto es sencillamente increíble, se puede contemplar de un vistazo toda la fisonomía quebradeña del lugar. Imagino que era una tarea más que difícil para los invasores caer de sorpresa allí…
Las construcciones de la fortaleza eran de piedra, con techos de barro y paja sobre tirantes de cardón. Había sectores de viviendas, corrales, sectores de culto y cementerio (necrópolis). En la falda sur existía un basurero y cada lugar estaba comunicado por caminos.
Los Tilcaras eran pastores y agricultores y generalmente vivían en paz con el resto de los pueblos de la quebrada. Uno de los últimos caciques de Tilcara fue Viltipoco, que habitaba en Purmamarca y había conseguido aliarse con  los Diaguitas, Apatamas, Chichas y Churumatos. Esta alianza se realizó para hacerle frente al invasor español que acechaba desde San Salvador de Jujuy. Lamentablemente, Viltipoco fue apresado una noche en que el gobernador Francisco de Argañarás cayó de sorpresa en Purmamarca al mando de veinticinco hombres bien armados.
A partir de allí, ocurrió lo que todos conocemos: esclavitud, saqueo y exterminio de los pueblos del Noroeste argentino que habitaban la Quebrada de Humahuaca.
En el año 1908, comenzaron las investigaciones en el Pucará, los arqueólogos J.B Ambrosetti y S. Debenedetti e hicieron una primera restauración del lugar. Luego, en 1948, el Dr. E. Casanova retomó el proyecto y continuó el trabajo emprendido en 1908.
La Quebrada de Humahuaca fue declarada Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad en julio de 2003 por la Unesco. Actualmente viven allí, descendientes de nuestros pueblos originarios que mantienen viva su cultura y siguen dotando de vida aquel espacio único en la tierra. Corren con ventaja, son muy amigos de la Pachamama

Agradezco a Sole Blanco, Natalia Castro y Dario Altobelli por cederme las fotos que utilicé para realizar el video, GRACIAS!! 

Corrección: Laura Beroldo: (http://www.laura-exlibris.blogspot.com/)
Fuentes: ROSSI, Juan José, Historia, identidad y culturas originarias de la Argentina, Galerna, Buenos Aires, 2008. VICAT, Mariana, Caciques, Ed. Libertador, Buenos Aires, 2008. Museo Arqueológico Dr. Eduardo Casanova, Tilcara- Jujuy.

sábado, 14 de mayo de 2011

Foto Síntesis: El "Che" Guevara en Uruguay



La foto fue sacada durante la visita de Ernesto "Che" Guevara a Uruguay en el mes de agosto del año 1961. En la ciudad de Punta del Este se llevó a cabo la Conferencia del Concejo Interamericano Económico y Social (CIES), que dependía de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El "Che" arribó a aquel país como Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba. Los días 8 y 16 de agosto pronunció sus discursos y se abstuvo de firmar la denominada “Carta de Punta del Este”.

Un par de días después, el 18, pisó por última vez el suelo argentino. Se entrevistó de manera secreta con el entonces Presidente de la Nación, Arturo Frondizi. Según lo relatado por Frondizi: “tuvimos una charla absolutamente a solas, que duró aproximadamente unos setenta minutos. Cuando abordamos el tema de la posibilidad de elaborar algún tipo de status de convivencia con Estados Unidos, me hizo notar que lo consideraba improbable por la resistencia de los grupos más duros del país del Norte”.

Luego, Guevara visitó a una tía que se encontraba enferma y partió nuevamente hacía Uruguay, desde donde volvió a tomar un avión hacia Brasil.

Estuvo en Argentina cuatro horas, nunca más volvería a la patria que lo vio nacer. Aunque él mismo se encargaría de afirmar muchas veces, que tenía una patria mayor, toda la América, desde el Rio Bravo, en el Norte, hasta la Patagonia, en el Sur. 

Foto: Gentileza del Archivo del Diario La Nación

domingo, 8 de mayo de 2011

Guns N’ Roses – Forajidos en Buenos Aires

En el año 1992, los Guns n’ Roses se presentaron en el estadio de River Plate los días 5 y 6 de diciembre. En aquella oportunidad, su llegada al país fue más que escandalosa, o por lo menos, algunos medios de comunicación se ocuparon de que así fuera.

Repasemos: “dijeron” que Axel Rose había quemado la bandera argentina durante un recital en la ciudad de ¿París?, también “dijeron” que cuando el mencionado artista pisara el suelo argentino quemaría sus botas porque ¿odiaba nuestro país?
En una entrevista a Axel que pudimos ver por Telefe, él mismo se encargó de declarar: “no sé quién dijo eso, yo preferiría quemarlo a él”. A mí lo único que me queda picando es ¿por qué no lo acusaron de pirómano ante tales hechos?

La cuestión es que los “gansos” (así los llamó buena parte de los medios), se alojaron en el Hotel Hyatt y a raíz de lo que “dijeron”, un grupo de “nacionalistas” se enfrentó a los fans en la puerta del hotel. Pedían que la banda se fuera del país, mientras entonaban el himno nacional y arrojaban huevos a los fans (no puedo creer lo que estoy escribiendo).

Lamentablemente, aquel día de enfrentamientos, una chica de 16 años de edad salió al aire en un noticiero comentando que los Guns eran su vida. Al llegar a su casa, tuvo una discusión fuerte con su padre, quien había visto las noticias y le prohibió que fuera a los recitales. Esa chica tomó la triste decisión de quitarse la vida con un revólver. Luego su padre también lo haría al verla desplomada en el piso de su habitación.

Más allá de este hecho desgraciado, la polémica ya estaba instalada, los Guns n’ Roses eran, digamos, algo así como el anticristo. Tal es así, que hasta el mundo de la política se lanzó a los micrófonos y mostró su postura frente a lo que “dijeron”. Uno de esos políticos fue el entonces Presidente de la Nación, Carlos Saúl Menem.

Menem se despachó con estas declaraciones: cuando le consultaron por los recitales opinó que “lo lógico hubiera sido prohibir los recitales, pero esto, en el mundo, con toda seguridad hubiera servido para que nos criticaran y nos tildaran de autoritarios”
Entonces, ¿qué hay que hacer frente a estos acontecimientos? “lo mejor es no ir a los recitales. Que canten solos” y además: “la policía federal va a estar allí, pero si yo fuera padre de adolescentes no dejaría ir a mis hijos a ese recital”
No contento con esto, el presidente lanzó: “a los que traen a los artistas, que tengan mucho cuidado en la elección de estos grupos, que son verdaderos forajidos” y los definió como un grupo “reñido con la moral y que deja mucho que desear con la ética y las buenas costumbres”.

Aclaro: la palabra “forajido” según la Real Academia Española es definida como: “Delincuente que anda fuera de poblado, huyendo de la justicia”, todavía no sé cómo ajustar a los “gansos” en esta definición…

El operativo de seguridad montado en aquellas dos noches fue de 2.100 policías, además actuó la Secretaria de Informaciones del Estado (SIDE). El saldo de la primera noche fue de 50 ebrios detenidos en las proximidades del estadio…

Guns N’ Roses regaló dos recitales maravillosos que quedarán en la memoria de las más de 90.000 almas que se dieron cita en River durante los conciertos. Unos meses después, en julio de 1993 volvieron a tocar en Buenos Aires, pero ya sin polémicas ni muertes que lamentar. ¡Que sea Rock!



Corrección: Laura Beroldo (http://www.laura-exlibris.blogspot.com/) 
Fuente: Diario Popular, Los Guns "rompíeron" el monumental, 06/12/1992, Buenos Aires.